fbpx

Los residuos de construcción son aquellas sustancias y objetos que se generan durante:

  • Construcción, rehabilitación, reforma o demolición de cualquier tipo de edificación.
  • Trabajos de excavación o urbanización en el suelo o subsuelo.

La economía circular es la estrategia que se centra en el uso de los materiales, para evitar la entrada de materia prima nueva y virgen y la salida constante de desechos. De esta manera, se crea un bucle en el que se maximiza el uso de los materiales dentro de las industrias.

Uno de los principios para mantener este principio son las 3R (reducir, reciclar y reutilizar). Así, el principio lineal de uso y producción, se vuelve un ciclo.

En el área de construcción se producen constantemente residuos. Éstos deben ser tratados de maneras específicas, según su composición. Al realizar una clasificación preliminar la materia se puede dividir en:

  • Residuos inertes: No experimentan transformaciones físicas o químicas significativas. No son susceptibles a ser valorizados.
  • Residuos para valorización: Pueden ser seleccionados y separados para su posterior reutilización. Como es el caso de hormigones, piedras, morteros o ladrillos y azulejos.
  • Residuos para reutilización: Se usan en obras como material de acondicionamiento o relleno para zanjas, bases, entre otros.

Habrá casos en el que algunos materiales sean tóxicos y perjudiciales para la salud:

  • Residuos peligrosos o con sustancias peligrosas de construcción y demolición: Deben ser depositados en vertederos autorizados para su adecuado procesamiento. Éstos poseen una clasificación aparte, en la que se dividen como:
    • Materiales que contienen sustancias consideradas peligrosas, como es el caso del fibrocemento, mercurio, plomo, amianto, entre otros.
    • Materiales que se han convertido en peligrosos debido a su permanencia en el tiempo, que provocan una reacción química que vuelve a los materiales inertes en peligrosos.
    • Materiales que al depositar en ellos sustancias peligrosas se convierten en peligrosos. Es el caso de recipientes de pintura con plomo.

¿Quiénes intervienen en el proceso de la asignación de los restos en construcción?

Existen varios rangos para aquellas personas que se encargan de la reasignación de los materiales por usar y usados. Cada persona en estos puestos cumple un papel clave en este el proceso de la economía circular de los materiales de construcción.

  • El promotor: Entre sus obligaciones está contar con un Estudio de Gestión de Residuos. Si es el caso, que las obras a realizar contemplan las demoliciones técnicas o trabajos de rehabilitación, será necesario hacer un inventario de residuos peligrosos, teniendo en cuenta la clasificación mencionada anteriormente. Además, deberá contar con documentos que acrediten la entrega de dichos residuos, a una instalación especializada en el reciclado de éstos.
  • El constructor: Tiene entre sus obligaciones la elaboración de un Plan de Gestión de Residuos, que deberá ser entregado a un gestor especializado.  Además, deberá hacerse cargo de los gastos relativos a la gestión y separar los residuos en función de clases y cantidades específicas.
  • El gestor: Se dedica al reciclado de residuos relacionados con la construcción o demolición de edificaciones e infraestructuras.

Reutilización, reciclado y eliminación: Alternativas para el manejo de residuos en construcción

Cuando se realiza la demolición de estructuras que ya no se consideran aptas para su uso, se producen muchos escombros, que se pueden clasificar según el tipo de residuos que sean. A partir de esto se puede plantear: reutilizar, reciclar o eliminar.

El plantear la reutilización implica que ya se llevó a cabo la selección y limpieza del material. Además, se tiene que garantizar que sean materiales inertes. Algunas opciones para la reutilización de estos residuos, es la trituración y posterior uso como relleno, bases, trasdós de algún muro, entre otros.

Otra alternativa para la reutilización es la revalorización de los productos. Al hacer esto, se puede generar una ganancia de los residuos como el acero, la madera, tejas, entre otros.

Por otro lado, el reciclado trata de convertir los residuos en materia prima que pueda usarse para hacer nuevos productos. Esto supone una ventaja frente a la reutilización, ya que, al obtener materia prima nueva, la ganancia monetaria será mayor.

La eliminación, en cambio, trata de desechar los residuos en un sitio autorizado. Esto, tiene que ser evaluado por un gestor que contemple el uso posible que se le pueda dar a los materiales.