Arys

SOSTENIBILIDAD

¿Qué materiales de construcción pueden reciclarse?

Sep , 10
¿Qué materiales de construcción pueden reciclarse?

En España, se calcula que se producen unos 800 kilos de residuos de construcción por persona y año. Gran parte de estos escombros pueden ser recuperables si se evalúan de manera apropiada. Lo que nos lleva a la pregunta ¿qué materiales pueden reciclarse en construcción?

Históricamente, la industria de la construcción ha sido de las más contaminantes. Al no saber qué hacer con los desechos, se suelen crear “vertederos ilegales” para la eliminación de recursos. Por ello, el reciclaje en construcción es una iniciativa esencial. En Grupo ARYS podemos decir con orgullo que gestionamos todos nuestros residuos de forma legal y con los estándares más exigentes de sostenibilidad.

Y es que si se les da el procesamiento adecuado a los desechos de construcción, los materiales recuperados pueden ser materia prima para nuevos componentes de construcción, de una calidad generalmente comparable a los materiales originales. Es uno de los grandes beneficios del reciclaje en construcción.

Al usar la palabra recuperable hacemos referencia tanto a reciclaje como a la reutilización de materiales. A veces se usan como sinónimos, pero nada más alejado de la realidad. La reutilización se basa en usar los materiales de nuevo sin cambiar su estructura, más allá de triturarlos a escombros más pequeños. En cambio, el reciclaje en construcción se refiere a la obtención de materia prima nueva para su uso en construcción.

Existe una variedad de materiales que sirven para el reciclaje en construcción. Algunos de estos son:

Madera

Se puede usar para construir nuevos suelos, revestimientos, puertas y ventanas. Las maderas duras pueden tener una vida útil de cientos de años, si se mantienen adecuadamente. Incluso las maderas más blandas y baratas pueden reciclarse, usándose como materia prima para la industria de paneles. O triturar por completo el material para la fabricación de láminas de MDF.

Otra opción para el reciclaje en construcción es, si no es posible aplicar ninguno de los procesos anteriores, eliminar los desechos de madera para la producción de biomasa. Esto a través de su quema en hornos industriales.

Yeso

Los paneles de yeso son fáciles de reutilizar y reciclar. Si se envía a empresas adecuadas, el yeso reciclado conserva las mismas características físicas y mecánicas que el yeso convencional pero a un costo relativamente bajo. Es un material que si no se recicla de manera adecuada, puede contaminar en grandes cantidades, emitiendo ácido sulfhídrico, inflamable y altamente tóxico. Por eso utilizarlo en el reciclaje en construcción es de suma importancia.

Acero

El acero puede ser fabricado a partir de la combinación de hierro y carbón, calentado en un alto horno o a través del reciclaje de chatarra, utilizando hornos eléctricos. El acero se puede transformar infinitamente en nuevos materiales sin perder su calidad.

Hormigón

El reciclaje en construcción del hormigón endurecido se lleva a cabo con una trituradora especial, que produce «agregados reciclados». Lo obtenido se usa como subsuelo y para crear elementos estructurales de gran resistencia a la compresión.

Vidrio

El vidrio utilizado en ventanas no es fácilmente reciclable, como en el caso de los envases. Cada tipo de vidrio tiene diferentes composiciones químicas y temperaturas de fusión, lo que lleva a que no puedan reciclarse en conjunto. Una manera de aprovecharlo dentro del reciclaje en construcción es fundir y remanufacturarlo para convertirlo en fibra de vidrio. De esta manera, se incorpora al asfalto y se combina en pinturas reflectantes, amarillas y blancas.

Tejas

Las tejas para techos son muy duraderas y pueden resistir de 20 a 30 años antes de tener que ser reemplazadas. Al momento de retirarlas de un techo, pueden molerse y usar en proyectos de pavimentación y como parches para baches.

Cobre

Al reciclarlo conserva su resistencia y durabilidad, al igual que el acero. Es de gran utilidad y tiene una larga de vida de uso.

Estos son algunos de los materiales de construcción que se reciclan más comunmente. Sin embargo, la lista de aquellos no reciclajes es mucho más larga. Algunos de éstos son: el asbesto, pinturas de látex, solventes químicos, adhesivos y pinturas a base de plomo.